Mitos sobre la comida orgánica

(cc) Antonia Cancino

(cc) Antonia Cancino

Muchas veces se tiende a confundir el significado de que un alimento sea orgánico, es por eso queridos seguidores que hoy aclararemos ciertos mitos y verdades sobre qué se puede considerar un producto de origen orgánico.

Mitos    

“Los veganos o vegetarianos consumen esa comida”

Por alguna razón que no conozco, la gente tiende a pensar que alimentarse de manera orgánica impide consumir carnes o derivados de animales, cosa que es un tremendo error.

En primer lugar cuando hablamos de “alimentos orgánicos” nos referimos a cómo se ha cultiva o producido lo que ingerimos. Para poder entrar en esta categoría el ciclo de creación de los productos debe estar libre de pesticidas, hormonas de crecimiento o cualquier técnica genética ajena al proceso natural de un vegetal, animal o fruta. Es por esto que sí se puede comer carnes, huevo o leche siempre y cuando su proceso de cultivo no sea perturbado por alguno de los elementos mencionados anteriormente.

“La comida orgánica es como la light o libre de grasas”

Una cosa no implica a la otra, como decía la aclaración del primer mito, lo único que diferencia a esta comida es su producción libre de sustancias químicas, por lo tanto sí encontraremos calorías y grasas dentro de estos productos.

Lo que sí es verdad

 “Alimentarse de esta forma es muy caro”

Su beneficio es a la vez un elemento que frena la propagación de este estilo de vida, ya que los costos de poder cultivar y mantener las verduras, frutas y otros son obviamente mayor a que comprar directamente en un supermercado.

Pero para esto hay ciertas soluciones, una de ellas son las ferias orgánicas que se organizan para poder llevar a la gente sus propias elaboraciones. En nuestra región tenemos a Mercadito Orgánico que nos ofrece desde mermeladas hasta frutas y en Santiago encontramos a Mercado Orgánico, que ya está en dos comunas.

(cc) Antonia Cancino

One Response to Mitos sobre la comida orgánica

  1. Muy interesante el tema, ojalá durante el tiempo se haga costumbre consumir estos productos hasta que sus precios sean un poco más accesibles. Aunque al fin y al cabo lo que gastas en esta comida te lo ahorras en lo que podrías gastar en salud comiendo de mala forma

Leave a Reply to Javiera Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>